LA SINDICATURA.

Pleno periodo de quiebras, año 1981. Las cosas en el país estaban muy mal. La economía entonces iba de tumbo en tumbo, llevando a la quiebra a muchas empresas ineficientes y otras, que aprovechaban el momento de la estampida para simplemente desaparecer.

Es en esa época que soy contactado por la, "SINDICATURA DE QUIEBRAS METROPOLITANA", para realizar los trabajos de habilitación de los accesos a dichas quiebras. En otras palabras, abrir, cambiar combinaciones y hacer las nuevas llaves que fueran necesarias en cada una de las empresas declaradas en quiebra por esos años.

El trato, entre caballeros, fue de palabra solamente. Para mi quedaron clarito los términos en que se iban a realizar los trabajos y los pagos, en la primera semana del mes siguiente. De todas maneras me convenía, ya que son los días que uno tiene que hacer la mayor cantidad de pagos, y ese dinero lo destinaría a ello entonces.

Fue de todas maneras una gran aventura, ya que salíamos casi todos los días a diferentes partes de Santiago en donde las empresas dejaban todo cerrado, abandonando maquinarias y enceres propios de cada una de ellas.

La que mas recuerdo es la , "FARMACEUTICA FARRÚ". Uno porque, como eran farmacias de urgencia, no tenían cerraduras de acceso. Sus puertas siempre abiertas no las necesitaban, así que debía implementarles algo para ello, lo que por lo general era una cadena con su respectivo candado. El que como es lógico, tenía que proveer yo.

Lo otro era la posibilidad que tenían los funcionarios con los que trabajaba de quedarse con "alguna cosita", ya que , por ejemplo; en Pedro de Valdivia con Providencia es que había una de esas farmacias y......- żCómo robaron esos señores?;.... perfumes de marca,..... remedios y drogas.

Bolsas y bolsas cada uno de ellos, .........ży para el "amigo cerrajero"?,....... ni siquiera se dignaron en ofrecerme un "mejoral". ˇFueron muy desgraciados conmigo esas rapiñas!. Sabiendo que mas encima iba a pasar a ser una victima mas de sus sucias artimañas.

Todo un mes y algo más les trabajé a esos "caradura", ya que cumplido el plazo para hacer el pago, comienza mi tramite de preguntas sin respuesta. Pasando así varias semanas, hasta que por fin se me es presentado, un "jefe" de mas alto rango a los que yo conocía, quien me instruye:

Por cada trabajo que usted haga deberá emitir una factura la que le será cancelada una vez que se efectúe el remate. Dicha quiebra haga caja y solo ahí se atenderán los pagos a los acreedores, según lista.

Fue así que detuve la prestación de mis servicios a esos "caradura" y que con el correr del tiempo y los comentarios de otros cerrajeros, es que al fin supe que fuimos varios, los que caímos en la trampita, trabajándoles prácticamente gratis.

Para nosotros la situación entonces era, que estábamos contra dispuestos con un montón de abogados, y mas encima los asociábamos, "quizás equivocadamente", con el régimen militar, así que era mejor, "no hacer mucha bulla del asunto".

Era una vergüenza y una rabia contenida el tener que ir cada viernes del mes a preguntar a la caja, si es que tal o cual quiebra había recibido fondos o no. Así que un día cualquiera dejé de insistir; a veces debía esperar varios minutos para que me atendieran y que como todos sabemos, "el tiempo es oro" . Mejor decidí dejar esta lección me sirviera de experiencia hacia el futuro. Y es ahí donde le iba a sacar mayor provecho, ya que todos los que desde ese momento han tratado de "perjudicarme", ˇˇno lo han pasado para nada de bien!!.

FIN