"El nudo Gordiano".

Por cientos de años, las sogas o cuerdas fueron utilizadas "para trabar" puertas o para fijarlas a las paredes. La leyenda cuenta que una cuerda anudada, se convertiría en un famoso símbolo de seguridad. Intrincado atado por "Gordius", rey de Phrygia, y conocido como, "el nudo Gordiano", quien aseguró el yugo al eje de su carruaje y desafió soltarlo, sin encontrar quien lo lograse.

El oráculo cuenta que este nudo solo sería desatado por el hombre destinado a conquistar Asia. Sin embargo, cuando Alejandro Magno no logró deshacer el nudo Gordiano, desplegó su afilada espada y lo cortó de un certero golpe, dejándonos esa singular solución "para anular el nudo Gordiano". Aplicando entonces drásticas soluciones a los problemas mas complejos, desataremos nuestros "Nudos Gordianos".