¡El marido de Maria Antonieta era cerrajero!

 

El era Luis XVI, Rey de Francia. Luis no tuvo entusiasmo particularmente por el negocio de ser rey, mas bien él tenía un interés extraordinario por las manualidades.

Pasó muchas horas felices en su taller, en donde fabricaría entre muchas otras cosas, varias cerraduras. Estas habilidades las aprendió de un "cerrajero amigo", llamado Gamín. Luis estaba particularmente orgulloso de un gabinete la seguridad de hierro (cajita de seguridad personal) que empotró en una pared para proteger sus papeles privados. Desafortunadamente, Luis no contó con la revolución francesa, ni con la indiscreción de su "amigo" Gamín, y así sus papeles terminaron por incriminarlo politicamente. La historia dice,......... "Luis XVI pobre, él era tan buen cerrajero como mal rey".